lunes, 27 de junio de 2016

CINE EN FAMILIA




EL BECARIO



Ben Whittaker (Robert De Niro), un viudo de 70 años de edad, ha descubierto que la jubilación no es todo lo buena que pretendía ser. Aprovechando la oportunidad de volver a trabajar que le ofrece una web de moda, se convierte en un interno de alto nivel en esta empresa, fundada y dirigida por Jules Ostin (Anne Hathaway).

Pero la joven dueña de este exitoso negocio online no se toma demasiado bien que la compañía contrate como becario a un hombre de 70 años. Pensando que va a tener un asistente universitario, Jules se encuentra frente a Ben, un hombre que, aburrido de ser jubilado, ha decidido probar suerte en la empresa. Es entonces cuando las cosas empiezan a cambiar para ella. 



A pesar de que al principio ella se muestra reacia, porque Ben es un hombre lleno de la sabiduría de la vieja escuela, pronto se hacen amigos, y poco a poco Ben comenzará a convertirse en alguien indispensable. Sin embargo todo se complica para Jules cuando atraviesa un bache profesional al cuestionar los accionistas su capacidad de liderazgo.


Título original The Intern


CRÍTICA A LA PELÍCULA


No se asusten: El becario podría ser tranquilamente una película de José Luís Garci. No, no hay un soundtrack con pajaritos piando o veinticinco mil citas cinéfilas que no vienen a cuento por fotograma, pero sí que hay mucho de lo que más se le echa de menos al autor de Las verdes praderas, su intento de ser el más buenrrolista de los hijos de Berlanga o Marco Ferreri.

El film de Nancy Meyers es incapaz de afilar su crítica a una sociedad que ha creído que la juventud no es únicamente un divino tesoro, sino un dogma de fe. Su mirada es siempre conciliadora, divertida (a veces muy divertida: ese brainstorming en donde el personaje de Robert De Niro pone a todo el mundo en su lugar sin alzar ni una ceja) aunque su apuesta está con ese becario pasado de años pero lleno de experiencia. La veteranía es un grado, viene a defender la película, lo mismo que Garci siempre hace en sus obras que los personajes/actores de mayor edad actúen como pozo de sabiduría, oráculo y faro que guíe a jóvenes o treintañeros con buena voluntad pero con malas y equivocadas decisiones.

El Robert De Niro de El becario es muy garciniano: sentido del humor, nostálgico, pragmático, un caballero fuera de época (como fuera de época están el cine del padre de Asignatura pendiente y el de la firmante deCuando menos te lo esperas). Por descontado que todas las simpatías de la Meyers guionista y directora están con De Niro, con sus tragedias personales en sordina y con su prístina visión del mundo laboral, de los negocios y del mundo en general. Sin embargo, Meyers no describe al personaje interpretado por Anne Hathaway como alguien negativo, sino que hace de él/ella el centro de su mensaje positivista: respetar, escuchar y valorar al veterano. Aprender de él y de su experiencia para mejorar, para en definitiva madurar.

Película, en definitiva, sobre la madurez, El becario le da la vuelta a ese modelo dramático multicultural donde el más simple, el más inocente, era el poseedor de la verdad y el que hacía cambiar al resto de quienes entraban en contacto con él. Le da la vuelta para hacer de la Judy Hollyday de turno Nacida ayer un casi anciano a quien los tiempos modernos y los tiempos de crisis han llevado a ser fiel criado cuando estaba destinado o había sido señor. Todo sin alzar la voz, con ese dominio de las situaciones y de los diálogos que han sido la constante en las películas escritas y dirigidas (o ambas cosas) por Nancy Meyers.


A favor: lo bien que está Anne Hathaway.


En contra: cuando la película se pone excesivamente blandita.









CINE - JÓVENES




SINOPSIS PELÍCULA: YO ANTES DE TI


Drama romántico que se centra en dos personas bien distintas. Por un lado, Lou Clark, una joven mujer de campo perteneciente a la clase media, y por otro lado, Will Traynor, un ex-banquero de éxito londinense, que tras un accidente de coche, queda recluido en una silla de ruedas. 

Lou vive una vida tranquila y feliz, pero Will tiene cada vez más decidido que va a suicidarse. Hasta que un día ambos se conocen, y es entonces cuando Will contrata a Lou para que cuide de él. Y la determinación y optimismo de Lou harán que Will comprenda que la vida es algo que merece la pena vivir.

Debut cinematográfico de Thea Sharrock, prestigiosa directora de obras de teatro.

Título original  Me Before You

Distribuidora Warner Bros Pictures España


CRÍTICAS


"La película se sentirá familiar para cualquiera que haya llorado con Love Story o Bajo la misma estrella. Es mejor que ambas".

"La resistencia a esta tragedia romántica delirante es inútil, salvo por la persistente voz en nuestra cabeza preguntándose si realmente tiene que ser así".

"La química entre los protagonistas proporciona un contrapeso de bienvenida a la progresión de fórmulas de la película".

"Antes de ti es un romance condenado, vertiginosamente torpe y con la fantasía femenina de realización de deseos".

"Un melodrama con baladas suaves de rock donde su corazón debería estar latiendo".

"Este es el tipo de película que ni siquiera puede conseguir complacer a su público".







FRASES - FAMILIA







sábado, 25 de junio de 2016

PALABRA DE DIOS

EVANGELIO DEL DOMINGO XIII DEL TIEMPO ORDINARIO



Lectura del santo evangelio según san Lucas (9,51-62):


Cuando se iba cumpliendo el tiempo de ser llevado al cielo, Jesús tomó la decisión de ir a Jerusalén. Y envió mensajeros por delante. De camino, entraron en una aldea de Samaría para prepararle alojamiento. Pero no lo recibieron, porque se dirigía a Jerusalén. Al ver esto, Santiago y Juan, discípulos suyos, le preguntaron: «Señor, ¿quieres que mandemos bajar fuego del cielo que acabe con ellos?»Él se volvió y les regañó. Y se marcharon a otra aldea.

 Mientras iban de camino, le dijo uno: «Te seguiré adonde vayas.»Jesús le respondió: «Las zorras tienen madriguera, y los pájaros nido, pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza.»A otro le dijo: «Sígueme.»Él respondió: «Déjame primero ir a enterrar a mi padre.»Le contestó: «Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú vete a anunciar el reino de Dios.»Otro le dijo: «Te seguiré, Señor. Pero déjame primero despedirme de mi familia.»Jesús le contestó: «El que echa mano al arado y sigue mirando atrás no vale para el reino de Dios.


Palabra de Dios

COMENTARIO AL EVANGELIO


1) Los seres humanos hemos tenido una manía constante de pretender arreglar nuestros problemas a base de violencia. - Cuando los grupos humanos, políticos o sociales, familiares o religiosos, se fanatizan, asumen como arma la violencia física o psicológica.
Hoy lo estamos viviendo en una sociedad cada vez más violenta y agresiva. La violencia está en las calles, en las escuelas y universidades, en la política, en nuestros hogares, en los medios de comunicación, en las religiones fanáticas, Durante el día y en la oscuridad de la no 

2) La violencia parece que va unida a nuestros genes. Ni los mismos discípulos de Jesús se escaparon de este mal común. Al ver que no eran bien recibidos por los samaritanos, nos dice el evangelio de hoy, fueron a Jesús a decirle: “Señor, ¿quieres que digamos que baje fuego del cielo y los consuma?” - Y es que creemos: Que la violencia sólo se resuelve con violencia. Que la razón tiene que imponerse como sea, aunque sea con violencia y agresividad.- El gran defensor de los derechos humanos Martín Luther King decía: “La violencia crea más problemas sociales que los que resuelve”. El gran defensor de la no-violencia, Gandhi decía: “Si practicamos la consigna de ojo por ojo, todo el mundo acabará ciego”. Hace falta eliminar los problemas, las injusticias, las desavenencias, las prepotencias, nunca las personas. No podemos ir por el mundo pensando que la violencia arregla los problemas. No arregla nada. Más bien lo complica todo.

3) Jesús nunca toleró la violencia. – Cuando en el Huerto de los Olivos en el momento en que Jesús era arrestado, los discípulos quisieron dejarse llevar por ella, sufrieron una clara represión de Jesús. Al discípulo que utilizó la espada e hirió con ella al siervo del Sumo Sacerdote, el Maestro le reprendió y le dijo: “Vuelve tu espada a su sitio, porque todos los que empuñen espada, a espada morirán”. Por eso nos dice a todos: “Haced bien a quienes os odian… Tratad a los hombres como queréis que ellos os traten”. Él mismo nos dio ejemplo de lo que decía perdonando aún a los mismos que le crucificaron.

4) Ante esta historia de violencia que sufren todos nuestros pueblos, los cristianos tenemos que tener como únicas armas, las armas del amor y de la no-violencia - El célebre sacerdote y escritor Phil Bosman decía: “Quiero cambiar el mundo; pero amo demasiado a los hombres para querer hacerlo por la violencia.”Y Gandhi llegó a decir: “Quisiera sufrir todas las humillaciones, todas las torturas, el ostracismo absoluto y hasta la muerte, para impedir la violencia.. 

5) Por otra parte Jesús es exigente, no es un Maestro blando ante las responsabilidades:"Nadie que mira atrás cuando ya tiene la mano al arado no es bueno para el Reino de Dios."¿Cómo suena esto en un tiempo en que el compromiso y la fidelidad en el Matrimonio, p. e., o en la vida, no se lleva? Jesús quiere que nos demos cuenta de todo lo que está en juego si queremos ser discípulos suyos. Nuestra fe no debe ser como una flor que todavía no se ha abierto, o ya se marchitado. Hace falta escoger. Y optar a menudo es arriesgar y renunciar. Sin rebajas ni sucedáneos. Y para siempre, palabra que fácilmente se quita del diccionario hoy. Jesucristo nos quiere sin reservas ni rebajas. Si me sigues, no juegues a " ahora sí / ahora no"... Confía constantemente. La promesa que te hago es la de acompañarte y ayudarte siempre hasta el final del camino donde recibiremos el abrazo de Dios Padre y el premio:”Porque has amado” entra en el gozo de tu Señor..” 















































































































miércoles, 22 de junio de 2016

REZA EN FAMILIA





Gracias Dios por la nueva noche
que me das para reposar.
Gracias Dios por tu promesa que me dice
que cuando me acueste voy a dormir bien,
que dormiré tranquilo y sin preocupaciones.

Te pido Señor, que quites toda ansiedad
de mi mente, calma mis pensamientos,
que la completa confianza en ti
me dé un sueño profundo,
quítame el temor y la angustia
y en lugar de eso reposaré en paz.

Dios mío, perdona mis faltas,
que nada me quite el sueño
porque Tú eres mi Dios,
sé que me quieres mucho
grande eres en misericordia y bondad.

Te ruego Señor, que en esta noche
tus ángeles sean guardianes
alrededor de mi hogar,
confío en tu poder, tu fuerza
y tu divina protección. Amén.





EDUCA - FAMILIA

Los extraños deberes que un profesor en verano deja a sus alumnos. ¿Los compartes?





El curso escolar toca a su fin y este 23 de junio, los alumnos y profesores se despiden. Algunos profesores no volverán o serán olvidados y otros, como Cesare Catà, pretenden dejar huella en sus alumnos tal y como lo hizo el profesor Keating (Robin Williams) en 'El club de los poetas muertos'', la película estrenada en 1989. Que os invito a ver.

En Keating y en su particular manera de enseñar a sus alumnos, fomentando la participación y la creatividad, Cesare Catà - profesor de secundaria del Instituto de Ciencias Humanas 'Don Bosco' en Le Marche (Italia) - parece haberse inspirado para elaborar un listado de 'deberes' muy poco convencional para las vacaciones que sus alumnos tendrán que hacer este verano.

En el listado, que fue publicado en su página de Facebook personal, no aparecen ecuaciones matemáticas, integrales, análisis sintácticos ni nada por el estilo. Los 15 ítems que conforman la alternativa de deberes de Catà hablan de la vida y de cómo saber aprovecharla, según su punto de vista. Comparto  los 15 deberes que quiero también dejaros a vosotros como mi despedida, espero que hagáis algunos. Éstos son los siguientes:

1. Por la mañana, cuando vayas caminando por la playa, fíjate en el reflejo del sol en el agua, piensa en lo que más te guste en la vida y siéntete feliz.

2. Intenta usar todos los nuevos términos aprendidos este año: cuantas más cosas digas, más cosas puedas imaginar y más cosas puedas pensar, más libre te sentirás.

3. Lee todo lo que puedas. Pero no porque tienes que hacerlo. Lee porque el verano inspira sueños y aventuras y leyendo te sentirás como las golondrinas al vuelo. Lee porque es la mejor forma de rebelión que tienes. (Si queréis una lectura sugerida, preguntadme).

4. Evita todas las cosas, situaciones y personas que te influyan negativamente. Busca las situaciones y la buena compañía de los amigos que te enriquezcan, que te entiendan y que te aprecien por lo que eres.

5. Si te sientes triste o asustado, no te preocupes: el verano, como todas las cosas maravillosas, nos puede dar algún que otro problema. Intenta escribir un diario donde plasmes tus sentimientos (en septiembre, si te apetece, lo leemos juntos).

6. Baila. Quítate la vergüenza. En la pista de baile o en tu habitación. El verano es un festival y sería absurdo no formar parte de él.

7. Al menos una vez en tu vida tienes que ver el amanecer de un nuevo día. Permanece en silencio y respira. Cierra los ojos y siéntete agradecido.

8. Haz un montón de deporte.

9. Si encuentras a una persona que te gusta mucho, díselo con total sinceridad. No importa si él/ella termina por no entenderte. Si no lo hace es que él/ella no iba a formar parte de tu destino. De lo contrario, el verano 2016 será la gran oportunidad para caminar juntos. (Si esto sale mal, vuelve al paso 8).

10. Recuerda los apuntes de nuestras clases.

11. Sé alegre como el sol e indomable como el mar.

12. No digas palabras malsonantes y sé siempre educado y amable.

13. Si vas a ver películas, hazlo en versión original para mejorar tus habilidades lingüísticas y tu capacidad de soñar. No dejes que la película acabe con los créditos; re-vívela mientras dure el verano.

14. Durante el día o en la noche, sueña en cómo puede y debe ser tu vida. Mientras dure el verano, reúne toda la fuerza que necesites para no renunciar a eso que quieres y haz todo lo posible para perseguir ese sueño.

15. Sé bueno.

Sé feliz. ¡Lucha por lo que merece la pena! Y no te olvides de un gran amigo que no falla, Jesús. 
Ya sabes mi teléfono para lo que necesites. No es un adiós, sino un hasta luego. Os echaré de menos...





INTERÉSATE - FAMILIA

Acaba el curso, ¿y ahora qué hago con los niños?


El ansiado parón veraniego de los pequeños llega esta semana en la mayoría de los centros escolares. Un paréntesis tan necesario para los estudiantes, como perturbador para buena parte de los padres, que se ven obligados a hacer piruetas, y a veces hasta doble salto mortal, para que sus hijos estén atendidos.

Campamentos de verano y abuelos son las soluciones estrella, pero no las únicas. La necesidad agudiza el ingenio, y los hay que turnan las vacaciones ya no sólo con su pareja, sino también con su red familiar extensa, que se piden hacer las guardias del fin de semana para así librar a diario, o que incluso improvisan una suerte de 'campamento' contratando un cuidador para los niños vecinos de la urbanización.

Los abuelos y la 'tribu'


Además de una pizarra infinita en el cuarto de la plancha, lleva todo el planningen un Excel en el teléfono, "en un documento de Google Drive para poder compartirlo con su marido". En él figura con quién están los niños cada día, citas médicas o domésticas (tipo: "peluquería Gabriel") y los menús de todas las vacaciones. Unos menús que cuentan con un comensal más en verano: la abuela materna o el abuelo paterno, quienes se turnan para cuidar a los niños. También están en el Excel los turnos de su pareja.  Él procura trabajar las guardias del fin de semana para así librar a diario y ocuparse de los niños. "Es como Lady Halcón, cuando yo llego, él se va. Hablamos sobre todo por Whatsapp".

El resto del tiempo, campamento de urban dance (80 euros por semana y por niño, de 9 a 16 h.) y, cuando no queda otra, tira de "tribu", como ella llama a su entorno de vecinos y amigos que se hacen favores mutuos. "Es algo que no se suele dar, sobre todo en las grandes ciudades.. Es lo que permite que mis hijos estén con sus amigos jugando en la calle o en la piscina".

La jornada intensiva de la que disfruta en julio y agosto facilita las cosas, "el auténtico Tetris son los días sueltos de junio y septiembre.





Las estrategias más habituales

Campamentos. Temáticos, de idiomas, de refuerzo académico, de deportes... Son una de las fórmulas estrella, tanto en su modalidad tradicional (enviar a los niños 15 días fuera) como en la urbana, con horarios y comedor similares a los escolares.

Abuelos y pueblo. Son la auténtica tabla de salvación de miles de familias. Hacen las veces de canguro, y madrugan y echan horas como si siguieran en activo. Enviar a los niños al pueblo con ellos es otra de las fórmulas de la que tiran las familias.

Cuidadores profesionales. Muchas familias acuden a ellos porque los campamentos urbanos no cubren el suficiente horario, o porque sale más económico cuando los niños son dos o más. Además, así están en su casa y no tienen que madrugar.

'Tribu'. Aunque parece haberse puesto últimamente de moda hablar de ello, siempre ha existido: redes de amigos, y especialmente vecinos, que se ayudan mutuamente e incorporan a sus hogares a niños ajenos como si fueran propios.

Vacaciones repartidas. Las vacaciones no dan para cubrir los casi 80 días de parón escolar, por eso muchas familias optan por no coincidir para poder ocuparse el mayor tiempo posible de los niños. Aún así, no hay suficientes días.






sábado, 18 de junio de 2016

LA MÚSICA - JÓVENES




JUSTIN TIMBERLAKE


El favorito para muchos a pesar de no tener una carrera como solista demasiado longeva. Ahora bien, tiene la voz, el perfil y la madera de estrella para cumplir con la labor de un Príncipe del Pop. Por no hablar de su antigua relación con la heredera legítima de Madonna: Britney Spears.

Justin Randall Timberlake (31 de enero de 1981, Memphis, Estados Unidos), conocido simplemente como Justin Timberlake, es un cantante, compositor, productor discográfico, actor, bailarín y empresario estadounidense. Criado en la comunidad de Shelby Forest, ubicada entre Memphis y Millington, comenzó su carrera como cantante en el programa Mickey Mouse Club y posteriormente adquirió reconocimiento internacional por pertenecer a la boy band 'N Sync, cuyos dos primeros álbumes fueron certificados con disco de diamante tras vender más de 10 millones de copias solo en los Estados Unidos, además de haber alcanzado la cima de numerosos listados alrededor del mundo.

Tras anunciar que 'N Sync se tomaría un descanso indefinido, Timberlake forjó una carrera como solista con la publicación de su álbum Justified (2002), que incluyó los éxitos «Cry Me a River» y «Rock Your Body».1 El disco tuvo reseñas positivas por parte de la crítica, y se convirtió en un éxito al ser certificado multiplatino en Norteamérica y buena parte de Europa.3 Posteriormente, lanzó su segundo álbum, FutureSex/LoveSounds (2006), que lideró los listados de varios países, además de haber producido los éxitos «SexyBack», «My Love» y «What Goes Around... Comes Around», los cuales alcanzaron el número 1 en el Billboard Hot 100.4 1 Tras ello, Timberlake anunció un hiato musical para dedicarse a la actuación, donde participó en exitosas películas como Shrek the Third (2007), The social network (2010), El Oso Yogui: La película (2010), Bad Teacher (2011), Friends with Benefits (2011) e In Time (2011).5 En 2013, regresó a la música con el lanzamiento de su tercer álbum, The 20/20 Experience y su secuela The 20/20 Experience (2 of 2), ambos número 1 en el Billboard 200 y certificados platino.3 De dichos álbumes salieron los sencillos «Suit & Tie», «Mirrors» y «Not a Bad Thing», que entraron a los diez primeros en varios listados del mundo.4 1 Para promocionar dichos trabajos, Timberlake se embarcó en su The 20/20 Experience World Tour, que recaudó $231.6 millones, siendo la segunda gira más exitosa del 2014.6

A lo largo de su carrera, Timberlake ha sido reconocido tanto por su música como por su actuación. Entre sus reconocimientos destacan nueve Premios Grammy, siete Premios American Music, tres Premios Brit, cuatro Premios Emmy, once MTV Video Music Awards y diez Billboard Music Awards, así como una nominación a los Globos de Oro.7 8 9 10 11 12 Asimismo, ha sido nombrado como uno de los cantantes más influyentes de la historia por numerosos medios, como las revistas Billboard y Time, siendo considerado el Príncipe del Pop. Por otra parte, Timberlake posee su propio sello discográfico, Tennman Records, además de ser copropietario de la marca de ropa William Rast y el restaurante Southern Hospitality.1

Vida personal


Tras conocerse en Mickey Mouse Club, Timberlake inició una relación con la cantante estadounidense Britney Spears a finales de los 90s, la cual tuvo gran impacto mediático, siendo considerada una de las duplas más importantes de aquella época. Durante su tiempo juntos, recorrieron parte del mundo con Spears siendo la principal telonera de 'N Sync, además de haber asistido a varios eventos. No obstante, ambos confirmaron el final de la relación en marzo de 2002, sin dar motivos aparentes. Dicha ruptura generó gran polémica, que fue alimentada a finales de año con el lanzamiento de «Cry Me a River», canción que, por especulación de los medios, iba dirigida hacia Spears. En abril de 2003, Timberlake confirmó que se encontraba saliendo con la actriz Cameron Diaz, a quien conoció en los Nickelodeon's Kids' Choice Awards. Tres años más tarde, en diciembre de 2006, ambos confirmaron su ruptura. Solo unas semanas después, en enero de 2007, Timberlake reveló que tenía una relación con la también actriz Jessica Biel. Ambos se comprometieron en diciembre de 2011, y finalmente se casaron el 19 de octubre de 2012 en Fasano, Italia. El 8 de abril de 2015, la pareja tuvo a su primer hijo, Silas Randall Timberlake.67

Por otra parte, en el 2008, la revista Forbes calculó que Timberlake tuvo una ganancia de $44 millones entre junio de 2007 y 2008, con lo que fue la cuarta celebridad mejor pagada de aquel año, por encima de Madonna y Celine Dion. Asimismo, ubicó la vigésima posición de su listado de las 100 celebridades más poderosas del año, así como la segunda en los mejores pagados menores de 30 años. En el 2013, Billboard aseguró que Timberlake fue el tercer músico mejor pagado del año, con ganancias de $31 millones, y en 2014 figuró en la tercera posición de su lista de los mayores generadores de dinero. Dicho año también ingresó en el puesto 26 de las celebridades más poderosas por Forbes, y en 2015 volvió a figurar en el puesto 19.

LOGROS MUSICALES


A lo largo de su carrera como músico, Timberlake ha conseguido hacerse con varios reconocimientos. Ha sido nominado veintinueve veces a los premios Grammy, resultando ganador en nueve ocasiones. Igualmente, ha ganado siete Premios American Music, tres Premios Brit y diez Billboard Music Awards. En los MTV Video Music Awards ha recibido un total de once galardones, incluyendo el MTV Michael Jackson Video Vanguard Award, hecho que hace de Timberlake el tercer artista masculino con más victorias en dicha premiación, tras Peter Gabriel y Eminem. También ha obtenido cinco MTV Europe Music Awards, nueve Teen Choice Awards, siete People's Choice Awards y tres World Music Awards. Gracias a sus particiones en el programa Saturday Night Live, ha ganado también cuatro premios Emmy, dos por mejor música original y dos por mejor actor invitado en serie de comedia. Ha sido nominado a los Globos de Oro y a los Premios del Sindicato de Actores en una ocasión. En 2015, recibió el premio al Artista Innovador en los iHeartRadio Music Awards y el Premio a la Inspiración por parte de Gay, Lesbian and Straight Education Network, conmemorando su constante apoyo a la comunidad LGBT.

Por otra parte, Timberlake ha alcanzado el número uno en el Billboard Hot 100 un total de cinco veces, mientras que en el Billboard 200 lo ha logrado tres veces. Sus álbumes Justified, FutureSex/LoveSounds y The Experience han obtenido discos multiplatino por parte de la Recording Industry Association of America (RIAA), certificando más de dos millones de copias vendidas solo en los Estados Unidos, país donde Timberlake ha vendido también más de once millones de sencillos.3 68 Asimismo, su gira FutureSex/LoveShow fue la tercera más exitosa del 2007, con una recaudación de $127.8 millones, mientras que The Experience World Tour recaudó $231.6 millones, con lo que fue la segunda gira más exitosa del 2014 y primera encabezada por un solista masculino. También ha protagonizado filmes exitosos en taquilla, como Shrek the Third ($798 millones), The social network ($224 millones), Bad Teacher ($216 millones), El Oso Yogui: La película ($201 millones), In Time ($173 millones) y Friends with Benefits ($149 millones).


































FRASES - FAMILIA


VIDEOJUEGO - JÓVENES




Los creadores de World in Conflict, Massive Entertainment, presentan The Division, un videojuego de carácter Open World online RPG, es decir mundo abierto de acción y rol, en el que nos sumergimos en una Nueva York postapocalíptica sometida por las peligrosas bandas de maleantes y bandidos que se aprovechan del estado de emergencia. 

The Division es acción en tercera persona en un mundo azotado por una plaga, todo enmarcado en una experiencia jugable en la que la cooperación entre hasta cuatro jugadores es imprescindible para sobrevivir. No obstante en la Zona Oscura, donde las líneas entre amigos y enemigos se difuminan, es donde se esconden las emociones más fuertes de este shooter y donde, para obtener el botín, tendremos que participar de las peligrosas extracciones. En ellas es habitual traicionar o ser traicionado, y nunca sabemos qué nos deparan sus hostiles tiroteos dentro del adictivo universo que conforma el título de Ubisoft.

Su lanzamiento se ha convertido en uno de los acontecimientos más relevantes del primer semestre del 2016, y unos días después de su llegada a las tiendas parece que ya las ventas respaldan su propuesta con un récord, y unos datos con los que en Ubisoft aseguran estar muy contentos. Eso nos demuestra muy claramente que la expectación que ha rodeado al videojuego de la compañía gala ha sido desproporcionada desde que se anunciara hace ya algún tiempo en un ya imborrable E3 en el que puso de manifiesto todo su poderío gráfico y jugable. Desde entonces han pasado muchas cosas, algún que otro retraso, varias betas de lo más populoso y, por supuesto, las inagotables críticas por un descenso de calidad gráfica con respecto a lo inicialmente mostrado que parecen poco menos que innegociables para cualquier videojuego famoso de los últimos tiempos.

Pero, ¿y lo que tenemos entre manos? The Division es un shooter-RPG de mundo abierto con especial énfasis en la faceta on-line y con un adictivo sistema de progresión y botín, que hace que estemos pegados a la pantalla durante horas casi sin que nos demos cuenta. Esos son los principales puntales de una propuesta firmada por Ubisoft Massive, creadores de títulos de estrategia del pasado tan importantes como World in Conflict o Ground Control, un estudio que tras labrarse un nombre con letras de oro en el género de la estrategia en tiempo real se atreve ahora con algo tan distinto como un título de acción en tercera persona como el que nos ocupa. Y, ¿sabes qué? Que el experimento ha salido realmente bien.

ANÁLISIS DEL VIDEOJUEGO


La ambientación del título es fantástica, cuesta muy mucho no sentirse dentro de la Nueva York de The Division.

¿Y cómo lo hacemos? Pues como intuyes lo primero es cumpliendo misiones que, casi siempre, tienen que ver con una reparación de alguna parte del escenario que no funciona, con el rescate de algún miembro importante de los civiles que pueda ayudarnos a recuperar la normalidad o, sencillamente, con la limpieza de alguna posición ocupada por las peligrosas bandas que campan a sus anchas por la Gran Manzana. Todo esto está muy bien, y con los cambios que vamos observando a nuestro alrededor y viendo que la ciudad va poco a poco recobrando su pulso con lo que hacemos ya tenemos una recompensa enorme que, ciertamente, satisfará a quienes se meten de lleno en las historias de los videojuegos. Sin embargo hay otra vertiente más tangible para los menos altruistas, y es el hecho de que todo esto se traduce en mejoras para nosotros mismos. Mucho de lo que podemos hacer en el universo de The Division se divide en las disciplinas de medicina, tecnología y seguridad y, en función de por cuál de ellas nos inclinemos, dispondremos de unas mejoras u otras.

Hay un gran esfuerzo por sumergirnos en la narrativa, no hay nada demasiado memorable en la historia pero las cinemáticas son muy llamativas.

Más adelante ahondaremos en todo ello, no obstante ya te podemos adelantar que es uno de los principales motivos para seguir pegados a la pantalla durante el tiempo que The Division dure instalado en nuestro PC o videoconsola… Tiempo que será amplio, desde luego. A eso contribuye también el hecho de que el título trae consigo muchos contenidos, y aunque si bien no todos están a la misma altura en cuanto a interés como es lógico en una producción tan vasta, la verdad es que el conjunto funciona como un buen combustible para que le dediquemos muchas horas. Las misiones principales y todo lo que ofrece la obra está liberado desde el principio para que podamos escoger el orden de nuestros progresos tal y como lo deseemos, pero estamos lógicamente constreñidos por los niveles de experiencia recomendados para cada zona. Cuando pisamos un nuevo barrio enseguida recibimos una notificación de la horquilla que se recomienda para esa área, y eso supone que podemos aventurarnos siempre que el espacio por alto sea razonable, ya que si abusamos los enemigos directamente llevarán una poco sutil calavera sobre la cabeza como marca de que serán capaces de borrarnos del mapa con un solo disparo.

Es fácil entrar, pero es muy difícil salir de esta Nueva York virtual. Hay que recordar que esto es un shooter-RPG, lo que significa que no se rige por los patrones estándares de la acción. ¿Qué supone esto? Que un disparo a la cabeza de un enemigo no se traduce en que éste caiga fulminado al instante como en un juego de tiros normal y corriente, sino sencillamente que ahí maximizamos el daño que podemos causar. Eso es algo que ha llamado la atención de mucha gente que desconocía el propósito del título y que hay que explicar para dejar meridianamente claro. Esto supone que es más importante llevar a cabo tácticas que en otros lanzamientos de este perfil, y es que lo que en otras propuestas se zanja con un tiroteo rápido aquí siempre que estamos en inferioridad de nivel requiere de una lectura estratégica por nuestra parte. En este campo ayuda el hecho de que sea un juego con coberturas y que éstas estén tan bien llevadas a cabo. Es muy sencillo tanto agazaparse detrás de un parapeto como pasar de uno a otro gracias al extraordinario sistema ideado por Ubisoft Massive y que funciona realmente bien con todo lo que esperamos, posibilidad de disparar apuntando, de hacerlo a ciegas, de pasar de un parapeto a otro con una acción automatizada...

Espectacularidad, componente táctico y elementos RPG. Los tiroteos funcionan muy, muy bien, convirtiéndose en parte fundamental.

El caso es que, gracias a estos ingredientes unidos a la precisión de los controles y a la extraordinaria respuesta de las armas, hacen que los tiroteos sean una verdadera gozada. Hay muchos elementos que convierten el verse enfrascado en una secuencia de acción de The Division en una auténtica maravilla, y hay poco o nada que reprochar a la acción en sí misma. Es espectacular desde el punto de vista visual, es muy rotunda desde el jugable gracias a su poderoso retrato de las distintas armas que componen el arsenal y, así mismo, está repleta de alternativas gracias no sólo a su propia mecánica sino también al muy buen diseño de los escenarios. Hay algunas cosas problemáticas, claro está, y la principal de ellas es su inteligencia artificial que, en ocasiones sufre algunos problemas. En algunos momentos se queda algo "dormida" y es fácil flanquearla y destruirla desde una posición de ventaja, no obstante por cada situación en la que pasa eso hay muchas más en las que se comporta con veracidad y eficacia y nos pone las cosas muy difíciles, especialmente cuando son unidades especiales como las doradas, por ejemplo, que además de a su resistencia unen escudos y blindajes especiales.

Por otra parte hay que destacar las estrategias propias que requieren los jefes finales para acabar con ellos, y es que son figuras de gran tamaño y fenomenal poder destructivo que están ubicadas en partes de los escenarios muy concretas para fomentar por nuestra parte el uso de tácticas con las que tratar de engañarlas mediante rodeos, emboscadas y demás. Hay pocas experiencias más satisfactorias dentro de esta Nueva York que la de juntarse con tres amigos más para plantarle cara a un gran jefe final de un nivel mucho mayor y utilizar el ingenio para acabar con él. Realización de entretenimiento interactivo en estado puro.

¿Sólo o Acompañado?


Y es que, de hecho, The Division se puede jugar en solitario pero cuando más divertido resulta es en grupo. Hay abundantes herramientas e interfaces de fácil acceso para poder formar equipo con nuestros amigos o con desconocidos, pero lo cierto es que en general da la sensación de que se ha percibido que la colaboración es fundamental para salir adelante hasta con gente que no hemos visto en nuestra vida. No sólo es que es más divertido para las propias misiones, sino que también de cara a alegrar un poco las caminatas también vendrá bien. Eso se debe a que para su correcto funcionamiento Ubisoft Massive ha decidido fragmentar mucho el videojuego en cuanto a su vertiente social, esto supone que nos encontraremos con gente aleatoria en sectores específicos como los pisos francos, las áreas seguras y la zona oscura, pero que si no disponemos de un grupo nuestra relación con la ciudad en el resto de lugares será únicamente con personajes manejados por la inteligencia artificial. Esto, a medio plazo, da cierta sensación de escenario desértico, aunque también hay que matizar que por el camino de misión a misión o sencillamente para descubrir nuevos barrios siempre encontramos eventos aleatorios, civiles a los que ayudar o un sinfín de misiones secundarias. El problema es que a medio plazo, y sobre todo en un videojuego al que vamos a dedicar tantas horas como este, por mucha variedad que se hubiera ofrecido siempre íbamos a acabar teniendo cierta sensación de que los patrones se repiten.

La sensación de que dentro de la Zona Oscura no hay ningún rincón en el que estamos a salvo es estupendaLa mejor forma de combatir esto toda vez que sentimos que hemos exprimido a fondo todos los barrios de Nueva York, cosa en la que vamos a invertir mucho tiempo desde luego, es aventurarse en la Zona Oscura de cuando en cuando. Se trata de un área situada en el centro de Manhattan y al que se accede sorteando unas monstruosas medidas de seguridad, y es que es una zona fuertemente contaminada donde todo vale y donde las recompensas más importantes pueden encontrarse a la vuelta de cada esquina… Con un alto precio, claro. Aquí el PvE del resto de Nueva York se entremezcla con un formidable PvP, lo que provoca que sintamos que el miedo está esperándonos en cada esquina y que sólo debemos introducirnos sólo cuando tengamos un equipo aceptable y un cierto nivel con el que defendernos. Por supuesto entrar acompañado es mucho más recomendable, aunque sí hemos quedado sorprendidos por el afán colaborativo entre desconocidos que se da en la mayoría de casos, y eso que la tentación es importante.

La comunicación en equipo no sólo es para revivir a los compañeros, también sirve para trazar estrategias de supresión y rodeo.

¿Cómo funciona todo aquí? Una vez que entramos podemos salir cuando lo deseemos, pero perderemos todo lo que hayamos recogido al cruzar la puerta puesto que hay que "desinfectarlo" previamente. Esto se hace mediante la llamada al helicóptero de extracción al que tendremos que esperar durante un minuto y medio de asedio de la IA, y en el que tendremos que colgar el botín obtenido. La clave está en que es muy tentador para otros jugadores el saber que hay un aficionado (o un grupo de cuatro) sacando valioso material de la zona, y no todo el mundo se resiste a ese aroma cautivador y acaba atacando a otros grupos, a los lobos solitarios o, incluso en el peor de los casos, a sus propios compañeros de equipo. Esto acaba provocando una sensación estupenda dentro de la Zona Oscura de que no hay ningún rincón en el que estamos a salvo, algo que se maximiza si tenemos en cuenta que los rivales IA son más duros, que si morimos perderemos el equipo obtenido y no extraído y que, también si caemos, sufriremos pérdidas de experiencia… Multiplicadas si somos abatidos como renegados, etiqueta que se nos pone si atacamos a otros jugadores. Así esta área tan peligrosa tiene su propio rango de niveles de experiencia, que si en el "mundo normal" va del 1 al 30, aquí puede alcanzar el 50, y que sirve para, entre otras muchas cosas, abrir los suculentos cofres en las zonas donde la infección es más tóxica y peligrosa y que contienen los mejores premios.

El botín que obtenemos en el juego funciona por separado para cada jugador, así que en ese sentido no habrá discusiones con nuestros compañeros y se acaba con los rapiñadores del campo de batalla que están más pendientes de hacerse con objetos que de ayudar a los aliados. Como es lógico las mejores cosas se obtienen cuando el desafío es alto, así que cuando terminemos la campaña principal en nivel normal, o incluso durante el transcurso de ésta, podemos optar por cumplir con los encargos principales en nivel más alto para maximizar la dificultad, la diversión y la descarga de adrenalina y también los premios. Eso sí, prepárate a fondo porque es un título difícil.




















INTERÉSATE - FAMILIA

«Hay demasiados niños que creen que el trabajo es lo más importante para sus padres»




No hay verdad más grande que trabajar es bueno, muy bueno. Con el trabajo ayudamos a desarrollar nuestros propios talentos, a vivir de ellos, y a ponernos al servicio de los demás. Pero desde las páginas de su último libro, «Tú también puedes ser Einstein», el pedagogo y escritor Fernando Alberca hace una advertencia que puede llamar mucho la atención hoy en día: Trabajar en exceso impide vivir. «Es verdad que el trabajo es un derecho del ser humano, un vehículo de felicidad y medio de realización personal. Y por eso mismo tanto su defecto y su exceso generan importantes conflictos. La cuestión es que en la actualidad a menudo se convierte en una obsesión, o en una vía de escape más frecuente y perniciosa de lo que imaginamos. Hay que trabajar lo justo, entender el trabajo como un medio para ser feliz y no como el peor enemigo y obstáculo de nuestra felicidad», asegura este docente.

No obstante, prosigue, hay quienes se esclavizan solos. «Esto es lo peor, aunque es muy frecuente. El abuso del trabajo aniquila nuestra esperanza de mejorar como persona, padre, o madre. Es el caso de quienes abandonan a su familia, lo que dicen ser lo más preciado que tienen, para regalarle horas a la empresa más allá de lo establecido y solicitado. Excusándose en la pertenencia a una institución impersonal que no lo valora ni lo protege: lo usa simplemente y se deshace de él en cuanto pueda convenirle, sin reparar en lo que el trabajador dio más allá de lo que era exigible. Es muy triste, pero hay niños que aprenden desde muy chiquitines que el trabajo es más importante para sus padres que ellos mismos».

Esas personas tampoco pueden mejorar en su papel de trabajadores porque cada día, prosigue Alberca, «se trabaja con más dependencia». «El trabajo no tiene límite. Podríamos entregarle nuestra vida entera y diez vidas más que tuviéramos y nunca lo terminaríamos del todo. Siempre podría hacerse algo más», advierte este asesor familiar.

Para Alberca, el exceso de trabajo, por obsesión o como excusa para escapar de otras responsabilidades, es una trampa de nuestros días que hay que evitar. Para ello, buena pista quizá resulten estas cinco actuaciones que este maestro aporta a continuación:

1) Reorientar el trabajo constantemente a un fin noble, más notable que el producto del propio trabajo.

2) Supeditar el trabajo a la dignidad humana de todos los que intervienen en él. Poniendo siempre a la persona por encima por encima del producto.

3) «Saber en todo momento, reunión y decisión que el fin nunca justifica los medios. Creerlo es una trampa que conlleva siempre una estela de injusticia tan larga como la vida en la empresa», apunta Alberca.

4) Limitar el trabajo en forma, esfuerzo y tiempo. Uno suele ser esclavo de cómo desarrollar su vida profesional, reconoce este escritor, «y no se puede decidir siempre un horario o con quien trabajar, pero lo que sí puede elegir donde tiene la cabeza y el corazón cuando está trabajando».

5) Y por último, grabar en nuestra mente o en la mesa de despacho que el trabajo ha de ser útil para el desarrollo feliz del hombre, y no el hombre útil al trabajo. Lo importante, concluye Alberca, «es encontrar esos trucos, esas formas, esa llamada por teléfono en un momento dado, ese cambio de rutina… lo que sea que le permita a cada persona colocar el trabajo en su sitio. Siempre hay gestos que parecen pequeños para demostrar a los demás que el trabajo es solo un medio. Es más, existen un montón de posibilidades para demostrar a los demás nuestro amor. De hecho, hay mucha más opción de la que parece. Solo con llegar puntuales a casa, no retrasándonos al salir del trabajo, ya estamos diciendo mucho...».








EDUCA - FAMILIA

La comunicación y el amor de pareja


Si no sabes comunicarte, tu matrimonio puede convertirse en un desierto




¿Cómo aprender a expresar tus sentimientos, emociones y necesidades?

La mujer de nuestra época quiere ser amada, acariciada, mimada, complacida y desde muy joven comienza a imaginar que todo esto tendrá lugar en algún punto de su existencia en pareja. Vive mucho más enfocada pensando en todo aquello que tiene derecho a recibir y muy poco orientada hacia todo lo que puede ser capaz de dar.

Muchas visualizamos y esperamos ansiosamente el momento en que “por fin voy a recibir”. Cuando finalmente te casas, vas con la maleta llena de ilusiones, pasiones, planes, proyectos. En lo que no piensas es que algún día tu marido disminuirá los “te quiero”, pausará las caricias y olvidará uno que otro aniversario.

Esos detalles que antes eran tan frecuentes seguramente disminuirán y tal vez desaparezcan algún día. ¿Qué vas hacer cuando esto suceda?

Muchas optamos por comenzar a reclamar aquello que ya no tienes, otras lloramos en silencio, hay quienes peleamos hasta cinco veces al día. Lo último que haces es comunicarte, dialogar, expresar lo que no te gusta o lo que sabes que está mal. Esa capacidad de abrirse y expresar sin rencores e incendios emocionales constituye una nota distintiva de la madurez personal. Comunicarse para que la relación crezca fuerte y sana es indispensable.


No es nada extraño


Es un hecho sociológicamente comprobado que la queja más frecuente de las esposas es precisamente la falta de comunicación con los maridos, la incomunicación con ellos. Muchas veces te sientes atrapada: si ya hay niños hay que levantarse muy temprano, atenderlos, preparar todo lo que llevan al colegio. Si trabajas tienes que poner atención a tu vestido y peinado… se pasan las horas, llega la noche y luego de esa larga jornada ya estás demasiado cansada como para querer dialogar sobre aquello que sabes que está mal. Y te encuentras diciendo, “tal vez mañana”. O lo que es peor, ¿para qué decir nada si de todas formas no llegamos a ninguna parte?


La comunicación es igual a compartir y coexistir


“Sólo cuando mediante un acto nuevo de su voluntad, con plena reflexión y libertad deciden que exista aquella unión tan profunda y total a la que les invita su amor, esa unión queda establecida.” -Pedro-Juan Viladrich.

“Porque te amo haré todo lo que está de mi parte para comunicarme contigo. Incluso lo haré como acto de mi voluntad que quiere unirse a la tuya aunque muchas veces tenga que ceder por el bien de nuestro amor.” Qué difícil, ¿verdad? Es un reto especialmente para ti como mujer pues nos vemos sumergidas en medio de mensajes que no siempre son de ayuda para nuestra relación de pareja. Estos son algunos de los pensamientos que se proponen a las mujeres modernas y cuya base no está enraizada en la vivencia de los valores cristianos. A veces la mujer moderna se centra en sí misma.

Los siguientes pensamientos son muy comunes hoy en día:

– tienes derecho a vivir tu vida: – tienes derecho a que te traten como a una reina; – no dejes que haga contigo lo que quiera – en el matrimonio los dos son iguales – si te da mucha lata déjalo, es mejor estar sola que mal acompañada. – la época en que la mujer era esclava ya pasó.

Es claro que cada uno de los ejemplos anteriores no ayuda a despertar las diferentes formas del amor de ninguna manera. Una forma de pensar así no invita a entablar diálogo para hacer más fecunda y sólida la relación. Entonces, ¿cómo deberá estar orientada tu inteligencia para poder, a pesar de esto, decidirte libremente darte porque se quiere construir un amor limpio y generoso enraizado en la voluntad de hacer biografía juntos?


¿Conoces esta fábula?


En un vasto paisaje helado, azotado por la ventisca, se desliza un trineo. (Trata de poner toda tu atención en la escena). Su único ocupante viaja hacia el Polo Norte. De su rostro, cubierto de agujas de hielo, destacan los ojos febriles clavados con ansia en el horizonte.

Corre el trineo con la prisa de quien llega tarde. No se distrae el viajero en su valioso equipaje, que es todo lo que posee. No permite que el tiro de perros se desvíe un ápice del septentrión, no concede respiro a su esfuerzo, ni disminuye su velocidad. Todo en él es una tensa voluntad de alcanzar pronto la meta. En llegar al Polo Norte ha puesto lo mejor de sus energías, la más entrañable de sus esperanzas, el sentido final de su destino. Solamente de trecho en trecho, nuestro viajero se detiene un instante para comprobar si la dirección es correcta y cuánta es la distancia que todavía le separa del Norte. Y aquí la sorpresa. Los instrumentos le demuestran, sin lugar a dudas, que la dirección resulta exacta, pero la distancia del Norte es cada vez mayor. En vano verifica una y otra vez sus instrumentos: no están estropeados, no hay error en la medición, la dirección es buena, más la distancia no cesa de aumentar. Y nuestro viajero, entre el desaliento y la esperanza, fuerza siempre la velocidad, castiga sin piedad a sus perros y los lanza vertiginosamente entre la ventisca con la desesperación de quien huye. Todo es inútil, no obstante, en cada sucesiva medición, pese a la fidelidad de la dirección, el Polo Norte se aleja más y más…

¿Qué le ocurre al protagonista de tan dramático viaje? Quiero hacer notar que aquel vasto paisaje helado por cuyo interior viaja este diminuto trineo, no es más que un inmenso témpano de hielo, un colosal iceberg, que se desplaza hacia el sur a mucha mayor velocidad de la que nuestro pobre viajero corre hacia el norte. La meta del viaje y los ideales de su equipaje eran nobles. Su esfuerzo, admirable. Pero la base sobre la que se sustentaba toda la aventura era tan radicalmente errada que le conducía con fatalidad al polo opuesto.

También querida lectora dentro de la comunicación en el matrimonio puede sucederte algo parecido si no tienes total claridad en lo que estás dispuesta a dar y dejar de recibir para que tu matrimonio funcione. No es que seamos iguales o merezcamos lo mismo. Se trata de saberse comunicar. Simplemente hay que hacer a un lado un poquito los sentimientos, de vez en cuando, y “saber ser” inteligentes para comunicarnos, y asegurarnos de que lo que quieres decir es lo que tu marido entiende. Sin una buena comunicación, el matrimonio se convertirá en un terrible desierto. Si aprendes a comunicarte, tu matrimonio será un hermoso jardín.








PALABRA DE DIOS

Evangelio según San Lucas (9,18-24) -  domingo, 19 de junio de 2016


Una vez que Jesús estaba orando solo, en presencia de sus discípulos, les preguntó: «¿Quién dice la gente que soy yo?» 
Ellos contestaron: «Unos que Juan el Bautista, otros que Elías, otros dicen que ha vuelto a la vida uno de los antiguos profetas.» 
Él les preguntó: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?» 
Pedro tomó la palabra y dijo: «El Mesías de Dios.»
Él les prohibió terminantemente decírselo a nadie. Y añadió: «El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser desechado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar al tercer día.» 
Y, dirigiéndose a todos, dijo: «El que quiera seguirme, que se niegue a sí mismo, cargue con su cruz cada día y se venga conmigo. Pues el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa la salvará.»


Palabra de Dios




COMENTARIO AL EVANGELIO


Las primeras generaciones cristianas conservaron el recuerdo de este episodio evangélico como un relato de importancia vital para los seguidores de Jesús. Su intuición era certera. Sabían que la Iglesia de Jesús debería escuchar una y otra vez la pregunta que un día hizo Jesús a sus discípulos en las cercanías de Cesarea de Filipo: «Vosotros, quién decís que soy yo?»

Si en las comunidades cristianas dejamos apagar nuestra fe en Jesús, perderemos nuestra identidad. No acertaremos a vivir con audacia creadora la misión que Jesús nos confió; no nos atreveremos a enfrentarnos al momento actual, abiertos a la novedad de su Espíritu; nos asfixiaremos en nuestra mediocridad.

No son tiempos fáciles los nuestros. Si no volvemos a Jesús con más verdad y fidelidad, la desorientación nos irá paralizando; nuestras grandes palabras seguirán perdiendo credibilidad. Jesús es la clave, el fundamento y la fuente de todo lo que somos, decimos y hacemos. ¿Quién es hoy Jesús para los cristianos?

Nosotros confesamos, como Pedro, que Jesús es el "Mesías de Dios", el Enviado del Padre. Es cierto: Dios ha amado tanto al mundo que nos ha regalado a Jesús. ¿Sabemos los cristianos acoger, cuidar, disfrutar y celebrar este gran regalo de Dios? ¿Es Jesús el centro de nuestras celebraciones, encuentros y reuniones?

Lo confesamos también "Hijo de Dios". Él nos puede enseñar a conocer mejor a Dios, a confiar más en su bondad de Padre, a escuchar con más fe su llamada a construir un mundo más fraterno y justo para todos. ¿Estamos descubriendo en nuestras comunidades el verdadero rostro de Dios encarnado en Jesús? ¿Sabemos anunciarlo y comunicarlo como una gran noticia para todos?

Llamamos a Jesús "Salvador" porque tiene fuerza para humanizar nuestras vidas, liberar nuestras personas y encaminar la historia humana hacia su verdadera y definitiva salvación. ¿Es ésta la esperanza que se respira entre nosotros? ¿Es ésta la paz que se contagia desde nuestras comunidades?
Confesamos a Jesús como nuestro único "Señor". No queremos tener otros señores ni someternos a ídolos falsos. Pero, ¿ocupa Jesús realmente el centro de nuestras vidas? ¿le damos primacía absoluta en nuestras comunidades? ¿lo ponemos por encima de todo y de todos? ¿Somos de Jesús? ¿Es él quien nos anima y hace vivir?

La gran tarea de los cristianos es hoy aunar fuerzas y abrir caminos para reafirmar mucho más la centralidad de Jesús en su Iglesia. Todo lo demás viene después.

Creer en el Dios de la vida

En estos tiempos de profunda crisis religiosa no basta creer en cualquier Dios; necesitamos discernir cuál es el verdadero. No es suficiente afirmar que Jesús es Dios; es decisivo saber qué Dios se encarna y se revela en Jesús. Me parece muy importante reivindicar hoy, dentro de la Iglesia y en la sociedad contemporánea, el auténtico Dios de Jesús, sin confundirlo con cualquier «dios» elaborado por nosotros desde miedos, ambiciones y fantasmas que tienen poco que ver con la experiencia de Dios que vivió y comunicó Jesús. ¿No ha llegado la hora de promover esa tarea apasionante de «aprender», a partir de Jesús, quién es Dios, cómo es, cómo nos siente, cómo nos busca, qué quiere para los humanos?

Qué alegría se despertaría en muchos si pudieran intuir en Jesús los rasgos del verdadero Dios. Cómo se encendería su fe si captaran con ojos nuevos el rostro de Dios encarnado en Jesús. Si Dios existe, se parece a Jesús. Su manera de ser, sus palabras, sus gestos y reacciones son detalles de la revelación de Dios. En más de una ocasión, al estudiar cómo era Jesús, me he sorprendido a mí mismo con este pensamiento: así se preocupa Dios de las personas, así mira a los que sufren, así busca a los perdidos, así bendice a los pequeños, así acoge, así comprende, así perdona, así ama.

Me resulta difícil imaginar otro camino más seguro para acercarnos a ese misterio que llamamos Dios. Se me ha grabado muy dentro cómo le vive Jesús. Se ve enseguida que, para él, Dios no es un concepto, sino una presencia amistosa y cercana que hace vivir y amar la vida de manera diferente. Jesús le vive como el mejor amigo del ser humano: el «Amigo de la vida». No es alguien extraño que, desde lejos, controla el mundo y presiona nuestras pobres vidas; es el Amigo que, desde dentro, comparte nuestra existencia y se convierte en la luz más clara y la fuerza más segura para enfrentarnos a la dureza de la vida y al misterio de la muerte.

Lo que más le interesa a Dios no es la religión, sino un mundo más humano y amable. Lo que busca es una vida más digna, sana y dichosa para todos, empezando por los últimos. Lo dijo Jesús de muchas maneras: una religión que va contra la vida, o es falsa, o ha sido entendida de manera errónea. Lo que hace feliz a Dios es vernos felices, desde ahora y para siempre. Esta es la Buena Noticia que se nos revela en Jesucristo: Dios se nos da a sí mismo como lo que es: Amor.
















VÍDEO DEL EVANGELIO - DOMINGO 19 JUNIO 2016

miércoles, 15 de junio de 2016

EXHORTACIÓN AMORIS LAETITIA

INTRODUCCIÓN



1. La alegría del amor que se vive en las familias es también el júbilo de la Iglesia. Como han indicado los Padres sinodales, a pesar de las numerosas señales de crisis del matrimonio, «el deseo de familia permanece vivo, especialmente entre los jóvenes, y esto motiva a la Iglesia»[1]. Como respuesta a ese anhelo «el anuncio cristiano relativo a la familia es verdaderamente una buena noticia»[2].

2. El camino sinodal permitió poner sobre la mesa la situación de las familias en el mundo actual, ampliar nuestra mirada y reavivar nuestra conciencia sobre la importancia del matrimonio y la familia. Al mismo tiempo, la complejidad de los temas planteados nos mostró la necesidad de seguir profundizando con libertad algunas cuestiones doctrinales, morales, espirituales y pastorales. La reflexión de los pastores y teólogos, si es fiel a la Iglesia, honesta, realista y creativa, nos ayudará a encontrar mayor claridad. Los debates que se dan en los medios de comunicación o en publicaciones, y aun entre ministros de la Iglesia, van desde un deseo desenfrenado de cambiar todo sin suficiente reflexión o fundamentación, a la actitud de pretender resolver todo aplicando normativas generales o derivando conclusiones excesivas de algunas reflexiones teológicas.

3. Recordando que el tiempo es superior al espacio, quiero reafirmar que no todas las discusiones doctrinales, morales o pastorales deben ser resueltas con intervenciones magisteriales. Naturalmente, en la Iglesia es necesaria una unidad de doctrina y de praxis, pero ello no impide que subsistan diferentes maneras de interpretar algunos aspectos de la doctrina o algunas consecuencias que se derivan de ella. Esto sucederá hasta que el Espíritu nos lleve a la verdad completa (cf. Jn 16,13), es decir, cuando nos introduzca perfectamente en el misterio de Cristo y podamos ver todo con su mirada. Además, en cada país o región se pueden buscar soluciones más inculturadas, atentas a las tradiciones y a los desafíos locales, porque «las culturas son muy diferentes entre sí y todo principio general [...] necesita ser inculturado si quiere ser observado y aplicado»[3].

4. De cualquier manera, debo decir que el camino sinodal ha contenido una gran belleza y ha brindado mucha luz. Agradezco tantos aportes que me han ayudado a contemplar los problemas de las familias del mundo en toda su amplitud. El conjunto de las intervenciones de los Padres, que escuché con constante atención, me ha parecido un precioso poliedro, conformado por muchas legítimas preocupaciones y por preguntas honestas y sinceras. Por ello consideré adecuado redactar una Exhortación apostólica postsinodal que recoja los aportes de los dos recientes Sínodos sobre la familia, agregando otras consideraciones que puedan orientar la reflexión, el diálogo o la praxis pastoral y, a la vez, ofrezcan aliento, estímulo y ayuda a las familias en su entrega y en sus dificultades.

5. Esta Exhortación adquiere un sentido especial en el contexto de este Año Jubilar de la Misericordia. En primer lugar, porque la entiendo como una propuesta para las familias cristianas, que las estimule a valorar los dones del matrimonio y de la familia, y a sostener un amor fuerte y lleno de valores como la generosidad, el compromiso, la fidelidad o la paciencia. En segundo lugar, porque procura alentar a todos para que sean signos de misericordia y cercanía allí donde la vida familiar no se realiza perfectamente o no se desarrolla con paz y gozo.

6. En el desarrollo del texto, comenzaré con una apertura inspirada en las Sagradas Escrituras, que otorgue un tono adecuado. A partir de allí, consideraré la situación actual de las familias en orden a mantener los pies en la tierra. Después recordaré algunas cuestiones elementales de la enseñanza de la Iglesia sobre el matrimonio y la familia, para dar lugar así a los dos capítulos centrales, dedicados al amor. A continuación destacaré algunos caminos pastorales que nos orienten a construir hogares sólidos y fecundos según el plan de Dios, y dedicaré un capítulo a la educación de los hijos. Luego me detendré en una invitación a la misericordia y al discernimiento pastoral ante situaciones que no responden plenamente a lo que el Señor nos propone, y por último plantearé breves líneas de espiritualidad familiar.

7. Debido a la riqueza de los dos años de reflexión que aportó el camino sinodal, esta Exhortación aborda, con diferentes estilos, muchos y variados temas. Eso explica su inevitable extensión. Por eso no recomiendo una lectura general apresurada. Podrá ser mejor aprovechada, tanto por las familias como por los agentes de pastoral familiar, si la profundizan pacientemente parte por parte o si buscan en ella lo que puedan necesitar en cada circunstancia concreta. Es probable, por ejemplo, que los matrimonios se identifiquen más con los capítulos cuarto y quinto, que los agentes de pastoral tengan especial interés en el capítulo sexto, y que todos se vean muy interpelados por el capítulo octavo. Espero que cada uno, a través de la lectura, se sienta llamado a cuidar con amor la vida de las familias, porque ellas «no son un problema, son principalmente una oportunidad»[4].


TRABAJO A REALIZAR


1. Lee con atención este Prólogo de la Exhortación Amoris Laetitia

2. ¿Qué te llama la atención?

3. ¿Cómo es la realidad de la familia, donde vives?

4. ¿Podemos hacer algo por la familia hoy?


FRASES - FAMILIA











CINE EN FAMILIA

Película apostólica recomendada: A propósito de Henry (1991)


Entre las películas protagonizadas por Harrison Ford –famoso por papeles como Han Solo e Indiana Jones­– Regarding Henry (1991) es quizás una de las menos conocidas. Dirigida por Mike Nichols y escrita por un joven J.J. Abrams ­–famoso más tarde por producciones como Alias y Lost– la cinta, sin tener mayores pretensiones, ofrece aspectos muy interesantes de comentar y reflexionar.

La película narra la historia de Henry Turner, un exitoso abogado de Manhattan que, debido a un accidente, redescubre un nuevo sentido para su vida. Los primeros minutos nos presentan a un Henry obsesionado con su trabajo y su éxito, frío, inteligente y tenaz, exitoso en un mundo despersonalizado y superficial que se nos retrata lleno de formas vacías. El es también –y trata a los demás, incluida su esposa e hija– como una cosa en medio de cosas. La ceguera interior de Henry se manifiesta en pequeños detalles que pueden pasar desapercibidos, mientras que, por otro lado, se percibirá de modo patente la triste y vana fascinación por el éxito vacuo.

Todo cambiará cuando, víctima casual de un robo, recibe un disparo en la cabeza. Despertará de un estado de coma, algunas semanas después, para descubrir que no solo ha perdido capacidades físicas, sino también la memoria. Acá encontramos uno de los aspectos más interesantes de la película, pues Henry deberá aprender de nuevo muchas cosas. Su experiencia, en la medida que va recobrando sus facultades, será como la de un niño que va descubriendo y maravillándose de lo sencillo. En este sentido recuerda mucho aquella profunda distinción entre el niño y el adulto que genialmente retratara Saint-Exupery en El Principito.

Resulta interesante notar cómo la nueva sencillez de Henry contrasta con el mundo de superficialidad e ilusiones que lo rodea, y no dejan de sorprender las reacciones de su antiguo círculo social. No pasa mucho tiempo para que la nueva visión que Henry tiene de la vida cuestione profundamente los valores que daban sentido –o sería mejor decir sinsentido– a sus amistades. Como sucede tantas veces cuando una situación cuestiona, sus antiguos conocidos se vuelven en contra de Henry, hablando mal de él a sus espaldas y poco a poco marginándolo.

Un personaje clave de la historia será Bradley, el enfermero que ayudará a Henry en su proceso de rehabilitación. Si bien el otrora exitoso abogado miraba con desprecio o indiferencia a quienes le servían, será ahora capaz de ver en Bradley un amigo. Bradley lo ayudará nuevamente a caminar –en el sentido más profundo del término– y será indispensable para su recuperación. No lo hará sin exigirle esfuerzo y, sobre todo, confianza en sí mismo y en quienes lo quieren ayudar. Sabrá, además, intuir el momento en que debe dejarlo caminar solo, sin apegos innecesarios que falsean toda relación auténtica.

El crecimiento y madurez de Henry lo llevará, inevitablemente, a descubrir y encontrarse con su pasado. La crisis será ineludible, no solo al descubrir lo vano de las cosas en las que había puesto su seguridad y valoración, sino más aun por el egoísmo, la miseria espiritual y la mezquindad que había asfixiado su existencia y corroído las relaciones con su familia.

La película ofrece acá un final previsible pero no falto de belleza y sentido. La crisis y el encuentro con su pasado serán ocasión para la aceptación de sus actos y el perdón –en primer lugar– de sí mismo. La superación del egoísmo, de la mezquindad, del creerse el centro absoluto de la realidad, dará así paso a nuevas y más auténticas relaciones con su esposa, su hija, y con quienes le rodean.

Regarding Henry ofrece una interesante ocasión para hacernos recordar que siempre podemos redescubrir lo esencial de nuestras vidas, alentándonos a ver la realidad como niños, pero no infantilmente. Nos recuerda, asimismo, la necesidad de saber cuestionar los aspectos que, mientras avanzamos por la vida, vamos considerando imprescindibles para nuestra felicidad cuando en realidad no lo son tanto. Frente a situaciones extremas, como la que nos presenta esta historia, lo que es realmente valioso suele aparecer con mayor claridad. La transformación para bien de una persona, como es el caso del protagonista, podrá ser también ocasión de cambio para bien de quienes la rodean, y este es también un hermoso mensaje de la película.





PALABRA DE DIOS


Lectura del santo evangelio según san Mateo (6,1-6.16-18) - 15 junio 2016


En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de lo contrario, no tendréis recompensa de vuestro Padre celestial. Por tanto, cuando hagas limosna, no vayas tocando la trompeta por delante, como hacen los hipócritas en las sinagogas y por las calles, con el fin de ser honrados por los hombres; os aseguro que ya han recibido su paga. Tú, en cambio, cuando hagas limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha; así tu limosna quedará en secreto, y tu Padre, que ve en lo secreto, te lo pagará. Cuando recéis, no seáis como los hipócritas, a quienes les gusta rezar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para que los vea la gente. Os aseguro que ya han recibido su paga. Tú, cuando vayas a rezar, entra en tu aposento, cierra la puerta y reza a tu Padre, que está en lo escondido, y tu Padre, que ve en lo escondido, te lo pagará. Cuando ayunéis, no andéis cabizbajos, como los hipócritas que desfiguran su cara para hacer ver a la gente que ayunan. Os aseguro que ya han recibido su paga. Tú, en cambio, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara, para que tu ayuno lo note, no la gente, sino tu Padre, que está en lo escondido; y tu Padre, que ve en lo escondido, te recompensará.»


Palabra de Dios





COMENTARIO AL EVANGELIO


El “qué dirán” es uno de los grandes motores de las relaciones humanas. Hay que reconocerlo. Todos pertenecemos a un grupo social, a varios: la familia, los vecinos, la comunidad, la nación. Y todos queremos estar a bien con ellos. Para eso es muy importante el asumir lo que es normal en el grupo, hacer lo que hacen todos, pensar lo que piensan todos. De esa manera, nos sentimos integrados y protegidos. 

De ahí a entrar en una especie de concurso en que medimos nuestra propia valoración y bienestar por lo que dicen y piensan los demás de nosotros no va más que un paso. Dejamos de ser nosotros mismos, de pensar por nosotros mismos. Renunciamos a ser lo que somos para llevar todo el día la máscara que nos hace aparecer y ser y comportarnos y hablar y pensar como los demás esperan que aparezcamos, seamos, nos comportemos y hablemos. Eso supone vivir en una real falsedad. Ya no somos nosotros mismos. Vivimos en paz, acogidos, pero a costa de vivir en la mentira. 

Jesús nos invita a vivir de otra manera. Jesús nos llama a crecer como personas, a ser maduros, adultos, libres, responsables de nuestros propios actos. Si hacemos algo, no es porque los demás esperan que lo hagamos sino porque creemos que debemos hacerlo. 

Si rezamos, si damos limosna, su ayunamos, que no sea porque nos vean. Lo que buscamos no es la fama, que nos aplaudan, que digan lo buenos que somos. Lo que buscamos es ser fieles a nosotros mismos. Lo que hacemos lo hacemos porque creemos que debemos hacerlo. Ahí en el santuario de nuestra propia conciencia es donde debemos tomar nuestras decisiones. Más allá de lo que piensen o no los demás. Y actuar en consecuencia. Aunque eso suponga salirse del grupo o hacer lo que nadie espera que hagamos. 

Si Jesús se hubiese preocupado de lo que podían decir los demás –sus familiares, los de su pueblo, etc.– no habría hecho nada de lo que hizo. Pero él quiso ser fiel a su misión. Quiso comunicar a los demás su propia experiencia de un Dios de Amor y de Libertad, de un Padre que amaba a sus hijos e hijas hasta dar la vida por ellos. Así vivió y así murió. Si queremos seguirle, menos pensar en el “qué dirán” y más hacer lo que tenemos que hacer y ser fieles a nosotros mismos.